Castillos

El singular emplazamiento de la ciudad de Albarracín ha condicionado el enriscado de sus murallas y torreones entre sus bruscas pendientes naturales lo que le ha conferido al entorno una gran belleza, además en la Sierra de Albarracín podemos encontrar los castillos de Santa Croche, el de Tramacastilla, el de Ródenas del que apenas quedan vestigios. También está el castillo de Peracense que no pertenece a la Sierra de Albarracín pero por  su proximidad merece la pena ser visitado.